Casos de Éxito

Entidad

Amazon Conservation Team (ACT)

Sector

ONGs

Ubicación

Colombia, Surinam y Brasil

Tiempo de uso

8 años

Protegiendo los ecosistemas y la cultura tradicional de América del Sur

La Amazonia es la selva tropical más grande del mundo y uno de los epicentros de biodiversidad más importante a nivel global, sin embargo, este bosque está siendo amenazado por una gran cantidad de presiones externas (cambio climático, ganadería, infraestructura hidroeléctrica, deforestación, minería ilegal, entre otras).

Los habitantes locales, incluyendo a los pueblos indígenas y las comunidades campesinas y afrodescendientes, desempeñan un papel vital en la conservación de estos bosques protegiendo la biodiversidad, el conocimiento tradicional y los derechos sobre la tierra, además de trabajar en la disminución de la degradación ambiental.

La Organización


Amazon Conservation Team (ACT) colabora con varias comunidades indígenas y locales para proteger los ecosistemas de América del Sur a través de estrategias que apoyan los derechos y las gestiones territoriales, la promoción de medios de vida sostenibles y el fortalecimiento de la gobernanza interna.

El impacto de las intervenciones de la organización se evidencia en más de 78,105 hectáreaa establecidas como parques nacionales; 664,089 hectáreas de reservas indígenas constituidas y expandidas; 2.4 millones de hectáreas bajo acciones de mejoramiento de gestión sostenible y cerca de 31 millones de hectáreas mapeadas, incluyendo áreas protegidas y territorios de los aliados en Colombia, Surinam y Brasil.

El Reto


ACT trabaja con comunidades locales realizando iniciativas de mapeo participativo para apoyar la mejora de los derechos sobre la tierra, el manejo de la tierra y el fortalecimiento del conocimiento tradicional.

Estos mapas han funcionado como un lenguaje común, permitiendo a las comunidades locales registrar sus conocimientos tradicionales sobre el bosque y comunicar sus perspectivas únicas, mejorando el diálogo intercultural y llevando a éxitos de conservación.

Para crear mapas en asociación con las comunidades locales, ACT necesitaba un SIG flexible que apoyara a los equipos de cartógrafos en campo con la recolección de datos en lugares remotos, la administración de datos en bases de datos y una plataforma para la visualización intuitiva de datos culturales complejos.

La Solución


Utilizando la plataforma ArcGIS, ACT ha implementado un SIG para llevar a cabo proyectos de mapeo participativo. Las aplicaciones para dispositivos móviles como Survey 123 facilitan la recolección de datos en el campo. ArcGIS Online y aplicaciones como Story Maps han permitido que nuestra organización desarrolle contenido digital interactivo de alta calidad para compartir las historias de nuestras comunidades asociadas.

Los datos espaciales se organizan utilizando ArcMap y ArcCatalog y son compartidos dentro del equipo usando ArcGIS Online. La creación de mapas de alta calidad con etiquetas complejas pero legibles se realiza con ArcGIS Pro.

Los Resultados


ACT ha colaborado con más de 80 pueblos indígenas y comunidades locales en Sudamérica para mapear sus tierras, lo que lleva a una mejor gestión y protección. Con sus propios datos y mapas, las comunidades locales pueden demostrar su uso de la tierra y solicitar a los gobiernos que fortalezcan sus derechos sobre la tierra.

La información geográfica también empodera a las comunidades locales para tomar decisiones informadas sobre el destino de sus territorios y familias. Con una referencia espacial visual, las comunidades locales pueden identificar conflictos en el uso de la tierra y tomar decisiones apropiadas como crear zonas de conservación para proteger sus sitios culturales importantes, mientras que también identifican otras áreas adecuadas para las necesidades diarias de subsistencia y la generación de ingresos.

En Colombia, en asociación con las comunidades locales y mediante iniciativas de mapeo, ACT ha ayudado a facilitar la titulación legal de tierras de más de 750, 000 hectáreas y el manejo mejorado de bosques que abarcan más de 30 millones de hectáreas en toda la Cuenca Amazónica.